martes, 30 de agosto de 2016

Perderte

Perderte fue la daga más profunda
clavada en mi alma.
Perdete fue perdeme,
dejé en tu tumba cuarenta y tres  años de recuerdos,
dolida tuve que comprender
que el resto de mi vida no estarás.
Perderte fue la daga más profunda,es cierto,
el aprendizaje más doloroso,el adiós más duro.
Hubiera deseado no perderte,
y encontrarte un día más y otro,y otro!
y nunca jamás dejar de encontrarte......papá!.